Gingivectomía

La gingivectomía es un procedimiento quirúrgico por el que se extirpa el tejido gingival (encía) lesionado. Actualmente se emplea para el tratamiento de: hiperplasia (crecimiento) de la encía por medicamentos, fibrosis de la encía, bolsas supraóseas en lugares difíciles, para mejorar el acceso en técnicas restauradoras que invaden el espacio subgingival. Se denomina por cuadrante porque se suele hacer una hemiarcada en cada sesión.

PERIOIMPORTANCIA_imagen5

Síntomas
La enfermedad periodontal puede no dar sintomatología hasta estadios de afectación severa. Los motivos principales por los que suele consultar el paciente son: hemorragia, movilidad, sensibilidad, etc. Los crecimientos de la encía producen también alteraciones estéticas que el paciente reconoce.

Técnica
La posición adecuada del paciente y del profesional, el uso de una técnica correcta y unas medidas de asepsia son normas imprescindibles para el éxito de la gingivectomía. Una historia y exploración previas, así como la realización de una radiología son también imprescindibles.

La técnica debe realizarse de una forma reglada y comprende: anestesia correcta, marcado de la profundidad de las bolsas en la encía, corte con bisturí siguiendo las marcas, eliminación del tejido gingival y remodelación, raspado y alisado radicular, y colocación de un apósito periodontal. El material extraído debe ser enviado para su análisis histopatológico.

Complicaciones
Las complicaciones son muy infrecuentes y se dividen en inmediatas y mediatas (secundarias o tardías). Las complicaciones inmediatas pueden ser: desgarros, hemorragias, heridas de partes blandas; lesiones de los nervios cercanos; enfisema submucoso, fractura de instrumental, etc. Las complicaciones mediatas: infecciosas, hemorrágicas (de causa local o general); generales (bacteriemas, septicemias, glomerulonefritis, crisis hiperglucémica o hipertiroidea, descompensaciones cardiacas, hepatitis, etc).