Carillas estéticas

Las carillas estéticas son procedimientos odontológicos restaurativos encaminados al “enmascaramiento” de la superficie visible (o frente) del cliente, con el fin de llevar a cabo una corrección de problemas estéticos o patológicos de los clientes, ocasionados por caries dental, restauraciones previas, fracturas, cambios de color o alteraciones de la forma dental.

1. Carillas estéticas (texto)

Se trata de prótesis estéticas fijas que, una vez han sido adheridas, son difíciles de despegar, proporcionando un aspecto saludable y estético a los dientes dañados o poco vistosos. Pueden emplearse tanto en dientes superiores como en dientes inferiores.

Las carillas estéticas son un tratamiento meramente estético, que suele demandar el paciente más que recomendarlo el profesional. Las carillas estéticas suelen utilizarse en los siguientes casos:

  • Alteraciones del color de los dientes.
  • Dientes fracturados por traumatismos.
  • Cambiar la apariencia de los dientes por motivos estéticos y mejorar la sonrisa.
  • Cierre de diastemas: tratamiento de dientes separados.
  • Hipoplasias de esmalte.

En cuanto a los inconvenientes que se pueden destacar de las carillas, destacamos los siguientes:

  • Se trata de un tratamiento con un grado de dificultad alta, pues requiere experiencia tanto del profesional como del laboratorio, además de un alto grado de capacitación técnica.
  • Las carillas son complejas de fabricar, por lo que el diagnóstico debe ser preciso.
  • Su preparación y colocación lleva varias horas y puede ser pesado para el paciente.
  • Se pueden desprender o fracturar con más facilidad que las coronas.
  • La duración media de una carilla es de unos 10 a 15 años.
  • El tratamiento es definitivo, pues una vez reducidos los dientes, el paciente deberá llevar carillas toda la vida.
  • A veces es difícil prolongar un color o estética perfectos, si el paciente tiene alteraciones anatómicas en la encía o en la posición de sus dientes.
  • El coste del tratamiento es elevado.

En cuanto a las ventajas que se pueden destacar de las carillas, destacamos los siguientes:

  • Es posible conseguir una estética excelente y muy natural.
  • Son más conservadoras que las coronas de porcelana, ya que es preciso remover menos cantidad de estructura dentaria.
  • Resisten muy bien el paso del tiempo, ya que no se abrasionan ni cambian de color.
  • Son bien toleradas por la encía.
  • El daño dentario es mínimo, con lo que no suele haber sensibilidad post-operatoria. En caso de haberla se puede tratar.
  • El grado de satisfacción del paciente es muy alto.
  • La sonrisa cambia radicalmente en uno pocos días y los resultados son predecibles y definitivos.