Injerto de hueso

Cuando se pierden dientes con el paso de los años el hueso empieza a reducirse. Al igual que el paciente que utiliza prótesis removibles o dentaduras completas a través de los años, el  volumen del hueso disminuye, ya que estás prótesis se apoyan en la encía y en el hueso.

implantes+dentales
Actualmente  los  procedimientos  de   injertos   óseos  han  llegado  a  ser  parte  integral  de  la reconstrucción con implantes, esto es, sí el sito  potencial  para  la colocación  del  implante  no ofrece suficiente volumen o  cantidad  de hueso  para  colocar  un  implante,  esto  debido  a  la destrucción del hueso que tiene lugar por la falta de uno o  mas  dientes.  Los  procedimientos de injertos óseos tratan de restablecer la dimensión del hueso perdido por el desgaste.

Hace muchos años la falta de hueso hacía imposible la colocación de implantes,  ahora tenemos la capacidad de crear hueso donde lo necesitemos,  además  de dar  la  oportunidad  de  colocar implantes de dimensiones adecuadas y también nuestra prótesis resulta  mejor  en  apariencia  y funcionalidad.

Materiales para aumentar hueso

Tenemos cinco categorías diferentes:

• Hueso autogéno
• Aloinjerto
• Xenoinjerto
• Aloplásticos
• Factores de crecimiento.


El hueso autógeno esta considerado como el injerto ideal.  Es  transplantado  de un sitio donador al sitio receptor del mismo paciente. Los mayores  rangos de éxito se  han  logrado  con  injertos autógenos. No existe reacción de rechazo y la estructura  microscópica  coincide  perfectamente. La única desventaja es que tiene que ser tomado de otra  parte  del  cuerpo  lo  cual  implica  una cirugía más complicada. 

Para  propósitos  de  la  implantología  oral  podemos  usar  hueso  de  otra parte de la mandíbula (mentón o las porciones posteriores de la mandíbula) para evitar heridas extraorales.

El   aloinjerto   se   define  como  el  injerto  entre  individuos  de  la  misma especie,  pero  con composición genética diferente, normalmente es hueso de cadáver.  Este  hueso  tiene  que  ser sometido  a  muchos   tratamientos  para lograr   su   neutralidad   e   inmunidad   y   así  evitar contaminación de enfermedades del receptor.

El xenoinjerto se define como el injerto de tejido entre dos diferentes especies  (hueso de origen bovino). 

Los  aloplásticos  generalmente  incluye  material  de  injerto  sintético que no proviene de origen animal o humano. Normalmente Hidroxiapatita.

Los  factores  de  crecimiento  son  proteínas  naturales  que se encuentran en nuestro  cuerpo  y estimulan  el  crecimiento  de  ciertos  tejidos  estás  son   las Proteínas  Morfogenéticas  óseas (BMPs),  éstas pueden ser un substituto potencial como material para los injertos autógenos.