Injerto de encía

Un injerto de encía está indicado para aquellos casos en que los dientes muestran la raíz por encías retraídas.

8. Injerto de encía (texto)

La retracción gingival se trata, a veces, mediante la obtención de tejido blando desde la parte superior (paladar) de la boca. No obstante, la eliminación de una parte del paladar puede provocar dolor y molestias innecesarias.

El tejido gingival sano protege los dientes de la enfermedad periodontal y la sensibilidad mientras le permite esbozar una gran sonrisa.

El injerto de encía consiste en una intervención quirúrgica con anestesia local, utilizando técnicas de microcirugía. En la mayoría de casos, es necesario tomar encía del paladar e injertarla en la zona en la que pretendemos cubrir la raíz. Se trata de un acto quirúrgico muy poco traumático con un postoperatorio excelente y molestias prácticamente inexistentes.