Cordales incluídos

Un cordal incluido (o muela del juicio) es aquel completamente metido en la mandíbula, cubierto por completo por tejido blando, y total o parcialmente por hueso.

Los terceros morales, generalmente, erupcionan entre los 18 y los 24 años de edad, aunque existe un rango amplio para la fecha de erupción. Una pieza dentaria retenida o incluida se puede considerar aquella que no alcanza el plano oclusal después del cierre completo de sus raíces.

Un cordal semiincluido es aquel que no ha conseguido alcanzar su posición normal, pero se encuentra visible o en comunidad con la cavidad oral.

Un cordal impactado es aquel cordal incluido que está completamente rodeado de tejido óseo.

Imagen3

Con cordal incluido, por tanto, nos referimos tanto a los inferiores como a los superiores, la mayor parte de las dificultades se refieren a los cordales inferiores. Los cordales superiores suelen dar menos problemas, suelen ser más sencillos de extraer y no presentan tanta morbilidad postoperatoria.

Los estudios han demostrado la conveniencia de la exodoncia temprana de los cordales para evitar complicaciones y evitar riesgos de dañar estructuras vecinas como nervios y dientes vecinos.

La exploración oral y la radiografía nos permiten valorar la posición de las muelas, y la conveniencia de realizar la exodoncia antes de que aparezcan estos problemas.

Alrededor de los primeros años de la adolescencia es conveniente una valoración por su dentista, ortodoncista o cirujano maxilofacial para valorar cada caso individualmente.

La exodoncia quirúrgica de los cordales es una intervención que habitualmente se realiza con anestesia local cuyo postoperatorio viene determinado por la posición de los cordales y el tipo de intervención.