Relleno de mentón

Podemos elevar un mentón con inyectables o con la propia grasa del paciente: unas cuantas infiltraciones con un producto de relleno suelen ser suficientes para conseguir el efecto deseado. Habitualmente, también es posible inyectar volumen en la línea maxilar y en los pómulos, creando así formas juveniles. Una forma irregular de la nariz también se puede mejorar.

6. Relleno de mentón (texto)

El objetivo de cualquier corrección de mentón es equilibrar la relación nariz – mentón. Con frecuencia, una corrección de pocos milímetros es suficiente para conseguir el resultado deseado.

Un implante de mentón o maxilar es una prótesis de silicona sólida. Los implantes o prótesis están disponibles en diversas formas y tamaños. Existe una gama de prótesis de mentón y maxilar.

La elevación del mentón con una prótesis es un método muy sencillo y efectivo para recuperar la armonía estética de la cara. Mediante la colocación de un implante de mentón, el perfil de su cara presentará esa armonía deseada.

Durante la consulta el médico valorará si se trata de una persona adecuada para un implante de mentón. el cirujano determina el tipo, forma y tamaño de prótesis que es el más adecuado.

La cirugía de corrección de mentón con implante se puede realizar ambulatoriamente y con sedación.

El cirujano plástico puede introducir el implante a través de la parte inferior del mentón o a través de la parte interior de la boca, lo cual influirá a la hora de localizar las cicatrices resultantes.

Después de la cirugía, tanto el mentón como la cara podrán mostrar inflamación durante algunas semanas. También pasará un tempo antes de que desaparezcan los eventuales hematomas. La inflamación y las irregularidades suelen desaparecer en un plazo de 2 a 3 semanas. En determinadas ocasiones puede aparecer insensibilidad en la zona operada. La insensibilidad suele desaparecer la semana posterior a la operación de mentón.

Es importante destacar que, al igual que otras operaciones, podemos encontrar diferentes riesgos, como una infección, trastornos de la sensibilidad y rechazo de la prótesis. En algunas ocasiones es necesaria la retirada del implante de mentón o la prótesis de maxilar.

El resultado final de la operación se podrá ver transcurridas algunas semanas, cuando desaparezca por completo la inflamación. La cicatriz situada en la parte interna de la boca no es visible. Tampoco será visible la incisión realizada en la parte inferior del mentón. El resultado de una cirugía de implante de mentón o prótesis maxilar es permanente.